viernes, 14 de diciembre de 2012

Reflexología: Procedimiento de la Terapia

En la primera visita se valorará el estado general del paciente, mediante la contestación a un sencillo cuestionario, con preguntas relativas a la salud, dolencias, lesiones, etc., y un reconocimiento general del estado se los pies mediante su inspección visual y táctil, donde observaremos color y estado de la piel, sudoración, temperatura. Comprobaremos la movilidad de las articulaciones y presionaremos las zonas reflejas para averiguar si se produce dolor en alguna de ellas.

TRATAMIENTO

Los tratamientos se realizan sobre una camilla de masaje. El paciente se colocará semisentado o tumbado “boca arriba”. Se utiliza una sábana para cubrir la camilla y una toalla para cubrir el pie que en ese momento no es tratado. Una vez colocado en la camilla o en cualquier momento de la sesión comentará con el terapeuta cualquier sensación de incomodidad, intensidad de la luz, temperatura, etc. En primer lugar se procederá a la limpieza e higienización del pie (es recomendable que el paciente venga con los pies limpios). A continuación se ejecutarán las movilizaciones previas al masaje: flexiones/extensiones, rotación de tobillo y dedos del pie, deslizamientos, palmadas, vaciados, etc. Se extenderá crema hidratante o aceite de masaje sobre la superficie de los pies. (el paciente deberá informar si tiene alguna alergia a las cremas), se podrá combinar con aromaterapia. A continuación se comenzará el tratamiento, prestando atención especial a aquellos puntos dolorosos que observados durante la exploración previa.

DURACIÓN Y FRECUENCIA DE LAS SESIONES

El tiempo que dedicamos a cada sesión dependerá del tratamiento y el paciente. Suele oscilar entre 15 minutos en los tratamientos locales y 60 minutos en los tratamientos completos. Según la persona y la dolencia concreta, el proceso tendrá una duración que se estimará una vez conocido el cuadro sintomático y las necesidades del paciente. El número medio de sesiones, según la experiencia adquirida, variará entre 5 y 15 sesiones, aunque dependerá del grado de respuesta de cada persona. Después, y como mantenimiento, sería conveniente repetir las sesiones cada 1 ó 2 meses.

REACCIONES A LA TERAPIA

Normalmente, la reflexología podal es bien tolerada por el paciente ya que se trata de un método de recuperación natural que aprovecha los procesos de regulación propios de cada organismo. Durante la sesión puede aparecer dolor en una zona refleja, este suele desaparecer o disminuir su intensidad a lo largo del tratamiento. En el caso de no desaparecer o disminuir se interrumpirá la manipulación de la zona y se seguirá con las zonas restantes, más tarde se volverá a dicha zona y, una vez comprobado que las molestias han desaparecido terminaremos el masaje. También puede aparecer sudoración o sentimiento de frío que irá desapareciendo a lo largo de la sesión, transformándose en una sensación de bienestar generalizada. Entre sesiones pueden aparecer diferentes reacciones, según las zonas que tratemos, como aumentos de la diuresis, cambios gastrointestinales, secreciones nasales y de bronquios, dolor de cabeza (suele desaparecer), etc. Las reacciones, aun siendo molestas, deben interpretarse como positivas para el paciente.

El tratamiento reflexológico es un método natural, aplicado con técnicas naturales que estimula las defensas del organismo, la eliminación de sustancias tóxicas y regula los procesos naturales de este, pudiendo ser aplicada como terapia complementaria a cualquier persona.  




jueves, 29 de septiembre de 2011

Osteopatía: Procedimiento de la Terapia

En la primera visita se valorará el estado general del paciente, mediante la contestación a un sencillo cuestionario, con preguntas relativas a la salud, dolencias, lesiones, etc.… y una serie de test físicos para valorar el estado general del paciente, en caso de falta de movilidad, al principio y el final de la sesión.

La duración de una sesión de Osteópata Estructural varía entre 30 minutos en los tratamientos de áreas determinada (espalda, piernas, brazos, etc.…) y 90 minutos en el tratamiento completo.

Los tratamientos se realizan sobre una camilla de masaje. Se utiliza una sábana para cubrir la camilla y una toalla para cubrir las zonas del cuerpo donde no se actúa en el momento. El paciente deberá descubrir las zonas a tratar, en las sesiones parciales, o desvistiéndose por completo (menos la ropa interior) en el tratamiento general. Una vez tumbado en la camilla o en cualquier momento de la sesión comenta con el terapeuta cualquier sensación de incomodidad, intensidad de la luz, temperatura, etc.…





miércoles, 12 de enero de 2011

Cyriax: Procedimiento de la Terapia

Normas de aplicación:

El terapeuta debe hacer saber al paciente que por medio de este masaje se intentará romper la cicatriz de tejido por lo que el tratamiento puede ser doloroso y que puede pasar uno o dos días dolorido. 

El paciente deberá adoptar una posición adecuada y cómoda.




Localizar la estructura exacta a tratar. La presión del masaje transverso profundo siempre debe ser tolerable. Los dedos del terapeuta y la piel del paciente deben permanecer en contacto todo el tiempo posible que dure el masaje, no se debe perder la conexión entre el terapeuta y el paciente.
La fricción siempre será de modo transversal, o sea perpendicular a las fibras de la estructura dañada, por eso su denominación de masaje transverso profundo. Movilización y presión sólo irán en una sola dirección y el salto será entre los tendones. 

Hay que intentar llegar al punto exacto de la lesión, sino el masaje no servirá de nada. 

No se aplicarán cremas, pomadas, geles, únicamente aceite base en su justa medida para que se deslicen con facilidad los dedos y las manos.

Para facilitar el acceso al terapeuta, los músculos del paciente deben de estar relajados. 


Los tendones con vaina se deberán mantener tensos facilitando el deslizamiento de la vaina sobre el cuerpo del tendón.
 
Los tendones sin vaina y los ligamentos deben de mantenerse en ligera tensión en fases postagudas y tensos cuando se traten lesiones crónicas. 


Duración y frecuencia de las sesiones:

La primera sesión en casos agudos no debe de ser mayor a 1 o 2 minutos, no obstante, el paciente, tampoco tolerará mucho más. En las siguientes sesiones, 3 a 4 minutos por sesión. 

miércoles, 18 de agosto de 2010

Osteopatia Estructural: Un poco de Historia

El fundador de la osteopatía es el Dr. Andrew Taylor Still (1828-1917) Virginia (E.E.U.U.). Su vida de pionero le permitió tener un contacto estrecho e intenso con la naturaleza. A partir de los años 1850, ayuda a su padre, que se ocupa de los indios shawee. Esto le hace vincularse más aún con la naturaleza.

Desde muy joven Still sufría migrañas y nauseas. Un día, estando en el jardín de su casa, se tumbó en una hamaca reposando la cabeza sobre las cuerdas suspendidas sobre el la base del hueso occipital, ejerciendo una suave tracción del cuello. Este pequeño gesto, le había quitado la tensión muscular en las cervicales, liberando el dolor de cabeza y de las nauseas que le acompañaban. Repitió este acto durante veinte años, cada vez que sentía acercarse un episodio parecido. Entonces se dio cuenta de que ésta práctica suspendía la acción de los grandes nervios y musculatura occipital, armonizando el flujo de sangre arterial.

Emprende sus estudios de medicina en Kansas City. Durante la guerra de la secesión, Still, antiesclavista, se une a los confederados como médico y cirujano, adquiriendo así una gran experiencia en la anatomía y fisiología del hombre vivo.