Cyriax

UN POCO DE HISTORIA:
 
El doctor James Cyriax, hace más de 50 años, comenzó a difundir esta técnica de masaje ideada por el y que denominó "masaje transverso profundo" partiendo de la premisa de aplicar los tratamientos en el lugar donde se ha producido la lesión.

Según Cyriax el tratamiento comprende tres principios:
 
            1.- Todo dolor proviene de una lesión.
            2.- Todo tratamiento debe llegar a la lesión.
            3.- Todo tratamiento debe ejercer un efecto beneficioso sobre la lesión.
 
La forma de aplicar el masaje es en dirección perpendicular a las estructuras lesionadas. Esta técnica se considera profunda, porque llega hasta capas por debajo de la piel para alcanzar músculos, tendones, ligamentos, etc.

El masaje transverso profundo o "masaje cyriax" está indicado para el mantenimiento de la movilidad de  tejidos lesionados, la conservación del movimiento máximo posible en el interior de la estructura lesionada, evitar formación de adherencias, disminuir del dolor, favorecer una cicatrización normal, favorecer la eliminación de sustancias tóxicas, etc.
 
Indicaciones del masaje transverso profundo o "masaje cyriax":

         - Tratamiento secuelas de esguinces
         - Traumatismos musculares recientes
         - Secuelas de las lesiones musculares
         - Cicatrices de lesiones antiguas
         - Lesiones tendinosas  
         - Dolor de ligamentos articulares, rigideces post-traumáticas
         - Capsulitis y pericapsulitis
         - Fascitis
         - Pubalgias
         - Fibromiositis
         - Adherencias, cicatrices dolorosas, bridas... etc.
         - Otras secuelas de lesiones del aparato locomotor.
 
Contraindicaciones del masaje transverso profundo o masaje Cyriax: 

Las propias del tratamiento por Quiromasaje, más:
 
- Procesos inflamatorios agudos: Artritis reumática, artropatías degenerativas, neuritis, radiculitis.
- Lesiones e infecciones de la piel.
- Lesiones graves traumáticas en fase aguda: fracturas, fisuras, luxaciones.
- Roturas masivas: de músculos, tendones, ligamentos, vainas fibrosas.
- Calcificaciones, osificaciones: de tendones, ligamentos y músculos.
- Bursitis.
- Compresión de los nervios periféricos, neuralgias: ciática, braquialgia.
- Zonas con paquete vásculo nervioso: axila, ingle, hueco poplíteo.
- Infecciones de origen bacteriano.
- Inflamaciones musculares diversas (no traumáticas).